Cairns es el enclave ideal para explorar el noreste de Australia ya que está rodeado al este por la Gran Barrera de Coral, la ciudad es puerto de salida de la mayoría de las excursiones que llevan a conocer esta maravilla; al norte por el Daintree Rainforest, un espectacular bosque tropical donde se pueden encontrar casuarios en su hábitat natural, y al oeste por las Atherton Tablelands, donde visitar  cascadas y ríos volcánicos.

© Tiempo de Explorar 2016

Ya lo dijimos en nuestro post SNORKEL EN LA GRAN BARRERA DE CORAL, si hay un lugar de Australia que no te puedes perder es la Gran Barrera de Coral y para nosotros no hay mejor sitio para visitarla que la costa norte de Queensland, donde la cantidad de corales y la calidad de los mismos es fascinante, y ese fue el motivo por el que elegimos viajar a Cairns en abril de 2014.

Nuestra visita a Cairns fue la primera etapa de un viaje por Australia con los padres de Irene, que habían venido a visitarnos desde España. Habíamos planeado pasar cuatro días en Cairns para conocer la ciudad y utilizarla de base para nuestras excursiones a la Gran Barrera de Coral, el Daintree Rainforest y las Tablelands.

El tiempo no nos acompañó en nuestro viaje,  sin embargo, tuvimos la suerte de contar con la ayuda de Virginia Barres una estupenda guía turística española que trabaja en Cairns y nos ayudó a sortear las consecuencias del Ciclón Ita, uno de los ciclones más fuertes que ha impactado en la costa de Queensland en los últimos años,  y a aprovechar nuestros días al máximo, aunque al final tuvimos que abandonar Cairns un día antes de lo previsto para evitar quedar atrapados en la ciudad a causa del ciclón.

Cairns

Llegamos a Cairns al mediodía, y tras reorganizar nuestras excursiones con Virginia a causa del temporal decidimos salir a conocer la ciudad. Estuvimos caminando por el paseo marítimo y nos llamó muchísimo la atención el color marrón del agua, habíamos estado meses planeando el viaje y habíamos investigado por internet y en todas las fotos se veía el agua de color azul turquesa.

© Tiempo de Explorar 2016

Cairns se encuentra al sur de la desembocadura del río Barron, al parecer la falta de olas provoca que el cieno no se disperse y se mezcle con el agua más profunda, así que cuando hay viento de mar el sedimento de arena se levanta y el agua se ve de color marrón. Hay tanto cieno en la costa que incluso cuando el viento cesa el agua se ve de color marrón, tan solo unos días al año el agua es azul en la costa de Cairns.

Cairns es una ciudad muy turística, y sirve de base a la mayoría de sus visitantes para realizar excursiones a la Gran Barrera de Coral, está repleta de restaurantes de comida rápida, cafeterías y pubs. Lo cierto es que aparte de Esplanade Swimming Lagoon, una piscina artificial en el paseo marítimo de la ciudad, y del Zoo la ciudad en sí no tiene mucho más que ofrecer.

Excursión a la Gran Barrera de Coral

Habíamos decidido hacer la excursión a la Gran Barrera de Coral lo antes posible, el ciclón Ita se estaba acercando a la costa y no podíamos arriesgarnos a que los barcos suspendieran sus salidas a causa del temporal. La tarde de antes ya  habíamos elegido la embarcación con el que queríamos realizar el crucero, la Silversift, y a las 8 de la mañana no encontrábamos ya dispuestos en el puerto con nuestras pastillas para el mareo, listos para zarpar.

© Tiempo de Explorar 2016

La excursión comenzó a las 8.30 am con una travesía de dos horas hasta la barrera de coral. Nuestro barco ofrecía la posibilidad de bucear o hacer snorkel en tres lugares diferentes., nosotros decidimos hacer snorkel porque no todos teníamos el curso de buceo, y fue un acierto, es más económico que bucear y el espectáculo marino es igual de fascinante (Podíamos ver a los submarinistas a siete u ocho metros por debajo de nosotros).

© Tiempo de Explorar 2016

Es difícil describir todo lo que vimos: miles de corales de brillantes colores y singulares formas, millones de peces, tortugas marinas, tiburones de coral… una experiencia única y repetible, porque volveremos seguro en cuanto tengamos oportunidad.

Hartley´s Cocodrile Adventures

Después del subidón de adrenalina que nos había dejado bucear en la barrera de coral y la maravilla de la naturaleza que habíamos visto, la verdad es que la visita al zoo no nos hacía demasiada ilusión, pero los padres de Irene no querían perderse la posibilidad de ver animales australianos, así que allí nos fuimos.

Virginia nos acompañó durante toda la jornada, y como ya le habíamos dicho que el zoo no nos gustaba demasiado nos llevó allí a primera hora de la mañana, aún no había casi turistas y  los cuidadores estaban despertando y dando de comer a los animales. Resultó ser una experiencia bastante interesante, y tuvimos la oportunidad de dar el desayuno a los canguros, coger a un koala y ver como un cocodrilo de agua salada devoraba su comida. Si vale, una turistada total, ¿Y qué? Nos encantó

Palm Cove

A partir de ese momento todo el día fue una aventura: La previsión del ciclón Ita era cada vez peor, las noticias de la radio anunciaban que el ciclón tocaría tierra más cerca de Cairns de lo que habían previsto y lo habían subido a fuerza cuatro, pero Virginia estaba totalmente decidida a aprovechar el día y visitar el bosque tropical, así que nos pusimos en marcha.

Nuestra primera parada fue la popular playa de Palm Cove, donde aprovechamos para tomar un café, y después subimos hasta el mirador de Flagstaff Hill en Port Douglas que tiene unas vistas fabulosas de Four Miles Beach, votada como una de las mejores playas de Australia.

© Tiempo de Explorar 2016

Daintree River Cruise

Seguimos nuestra ruta y llegamos al río Daintree, donde realizamos un crucero para ver los cocodrilos en su hábitat natural. Tuvimos toda la barca para nosotros, y disfrutamos muchísimo del paseo y de todas las historias sobre cocodrilos que nos contó el conductor.

Daintree Rainforest y Cape Tribulation

Continuamos la jornada en coche adentrándonos en el Daintree Rainforest, solo paramos en nuestro camino a Cape Tribulation para hacer fotos a un casuario un poco despistado que cruzó la carretera justo delante de nuestro coche.

© Tiempo de Explorar 2016

Cape Tribulation es la playa más famosa de Daintree, un paraíso salvaje en pleno bosque tropical. Según nos contó Virginia era la primera vez que veía esta playa vacía, pues como precaución algunos turoperadores habían suspendido las excursiones de ese día, así que tuvimos la gran suerte de disfrutar de este paraíso en exclusiva.

© Tiempo de Explorar 2016

La vuelta tuvimos que hacerla a toda velocidad para llegar al ferry que cruza el río Daintree antes de que suspendieran los viajes a consecuencia del temporal, por el camino no nos cruzamos con un alma y la radio era bastante alarmista con las previsiones del ciclón comenzando a aconsejar a los ciudadanos como prepararse para protegerse del ciclón, toda una experiencia para cuatro almerienses.

Maldito Ciclón Ita

En cuanto llegamos al hotel y vimos el despliegue que se había montado en la recepción para ir informando a cada hora del momento en el que el ciclón tomaría tierra y la fuerza con la que lo haría tomamos la decisión de despedirnos de Virginia, adelantar el vuelo y partir esa misma noche, aún nos quedaban tres días de viaje por Ulurú y quedarnos en Cairns suponía arriesgarnos a que cerrasen el aeropuerto y perder el resto de nuestro viaje.

© Tiempo de Explorar 2016

Como consecuencia del ciclón no pudimos disfrutar como nos hubiera gustado del Daintree rainforest y nos perdimos nuestra visita a las tablelands, pero tenemos que admitir que fue toda una aventura, los viajes están para vivir todo tipo de experiencias, ¡Al mal tiempo buena cara!

© Tiempo de Explorar 2016

Agradecimientos:

A Virginia, por ser una guía fantástica y hacer que nuestra visita a Cairns fuese inolvidable a pesar del mal tiempo, mil gracias por tu hospitalidad y tu estupenda organización.

A Rafael Jiménez, también conocido como Indi, por cedernos todas las fotos de este post.